¿Qué es el café orgánico?

El café es perfecto para crear vínculos, acercarte a tus amigos, colegas, familia y seres queridos. Entonces, ¿por qué no elegir el más saludable? que no solo propicie la reunión sino que también promueva la conciencia ecológica.

Quizás hayas escuchado sobre el café orgánico. Se trata de un tipo de café que en los últimos años ha alcanzado mucha popularidad por ser ecológico y saludable. En esta ocasión te explicaremos todo: sus beneficios, las diferencias ante el café convencional, y otros consejos que podrían animarte a escogerlo entre tantos.

El café orgánico es tostado y delicioso, muy parecido al café gourmet. ¿Entonces que lo hace particular? pues que los cafetos, esa planta de donde se extraen los granos de café, crecen bajo sombra. Parecerá algo insignificante pero más adelante verás que no. ¡Empecemos por conocer cómo se cultiva!

¿Cómo se cultiva el café orgánico?

El café orgánico es muy especial y esto se debe a dos razones. Primero, porque desde su cultivo hasta la cosecha no se alteran los ecosistemas y; segundo, porque este tipo de café está libre de químicos. ¿Pero no todo el café cuenta con esas características? Pues no, y te explicaremos por qué.

El café proviene de una planta llamada cafeto, que a su vez tiene dos variedades destacables: arábica y robusta. Los cultivos se extienden por hectáreas y son tratados con fertilizantes químicos. Solo el café orgánico proviene de cafetos cultivados bajo la sombra de bosques, especialmente en Suramérica, y no de plantaciones contaminadas con sustancias químicas.

Café orgánico vs café convencional

Así como tú, existen muchísimos amantes del café alrededor del mundo. Es una demanda de… ¡millardos de kilos de café! Sí, millardos. Entonces, por un lado tenemos plantaciones de café que por su extensión conlleva a la tala de bosques; y otras, mucho más pequeñas, que son respetuosas con las demás especies.

Revisemos a detalle esas diferencias entre el café convencional y el café orgánico:

1. El café orgánico no ha sido alterado con herbicidas, insecticidas, pesticidas, etc. En cambio, el café convencional sí que está lleno de todo eso. Por lo tanto, si quieres evitar el consumo de toxinas, podrías considerar este punto.

2. Entonces, cero fertilizantes químicos en nuestro delicioso café, pero sí fertilizantes naturales como: pulpa de café o abono orgánico. Sin duda, es algo que no podría suceder (aunque sería lo ideal) en esas grandes plantaciones donde el cultivo y la cosecha pareciese hacerse con una dosis baja de cariño.

4. El café convencional, por su alta demanda, necesita hectáreas para ser cultivado, unas que no aparecen de la nada sino que surgen de la tala. Esto deja sin hogar a muchas especies. Al contrario, el café orgánico, como se obtiene de esos cafetos que crecen bajo densos bosques, asegura la conservación del ecosistema.

5. El precio o costo del café orgánico es elevado en comparación al café convencional, incluso aún más que el café gourmet. Eso dependerá de quiénes lo produzcan y distribuyan. Si eso te preocupa, quizás podrías verlo como un motivo para reducir las dosis excesivas de café convencional.

6. Una de las más grandes diferencias entre el café orgánico y el café tradicional es que: cuando consumes el primero no solo estará obteniendo un alimento ecológico sino que también contribuirás mejorando la calidad de vida de agricultores y campesinos.

Debes tomar en cuenta que el café orgánico puede ser de alta o baja calidad, y eso depende de sus productores. Así que es normal desilusionarse al probar algunos con terrible sabor comparados al convencional. Es importante que revises las especificaciones del paquete, su origen o procedencia.

Fíjate en la certificación

Cuando elijas el café orgánico de tu preferencia, es importante que revises el paquete para verificar que tiene algún sello de certificación. ¿Qué significa esto? Pues que, cada producto orgánico pasa por un proceso donde se verifica que este cumpla con condiciones específicas: sin utilizar agroquímicos y crecimiento en ecosistemas no alterados.

Existe varios tipos de certificaciones, desde generales hasta muy específicas como “Rainforest Alliance”, “eco friendly” y “bird friendly”. ¡No olvides este detalle! Si quieres comprar café realmente orgánico, no te dejes llevar por cualquiera que solo diga “orgánico” en su etiqueta, sin más.

3 falsas creencias sobre el café orgánico

Existen algunos mitos o falsas creencias sobre el café orgánico. Primer mito: “no tiene el sabor o aroma del café convencional.” Segundo mito: “es difícil conseguirlo o comprarlo.” Tercer mito: ”sus presentaciones solo son artesanales”. ¡Aquí estamos para desmoronar esas falsas creencias!

1. El café orgánico sí es real y mucho más especial que el convencional por sus condiciones de cultivo. Tanto su sabor como aroma es delicioso. De hecho, existen muchas marcas que ofrecen combinaciones de café orgánico con especias.

2. ¡Nada que ver! Este café se vende en supermercados, internet y en tiendas especiales dedicadas a productos orgánicos y veganos. También es muy normal pedirlo en cafeterías.

3. Y, sobre la supuesta presentación artesanal: entérate de que el café orgánico se presenta en grano, molido o en cápsulas con material biodegradable.

4 beneficios del café orgánico

El café, tanto el que contiene cafeína como el descafeinado, te brinda toda la energía que necesitas de forma saludable. Sin embargo, el orgánico está en otro nivel, uno muy superior. ¡Así que veamos sus beneficios!

1. Cuando el hongo Reishi está presente

El café es un antioxidante por excelencia. Ahora, cuando este contiene un hongo llamado reishi o ganoderma, se duplica esa cualidad antioxidante. Y no solo eso, sino que el hongo reishi también disminuye la acidez del café pero sin alterar su sabor.

Es muy común que el café orgánico contenga el hongo reishi que, además de los beneficios que ya te contamos, activa muchísimo el cuerpo, llenándolo de energía. También previene o desacelera el avance de Alzheimer y Parkinson. En fin, todo una maravilla.

2. Un ícono purista

Tanto los catadores como los amantes del café, consideran al orgánico como el más puro debido a sus procesos de cultivo. Siempre que se consuma con moderación, el café orgánico fortalecerá tu sistema inmunológico. Sí, entre todos los que puedas encontrar en el mercado actual, el orgánico será la opción más saludable; sin perder ese sabor tostado y aroma increíble que tanto disfrutas.

3. Cafeína y toda su energía

El grano de café es la principal fuente de cafeína en el mundo. Ciertamente existen muchísimos productos que la contienen pero el café gana por lejos. Al tomar café orgánico (que incluye cafeína) con moderación, obtendrás un energizante natural.

Funciona de una forma muy sencilla. Te explicamos: al tomar nuestra taza de café con cafeína, esta es absorbida por varios órganos, incluyendo al cerebro, alterando así a nuestro sistema nervioso. ¿Beneficios de eso? Pues, disminuye la fatiga, aumenta la resistencia en actividades físicas, aporta agilidad mental y te ayuda con la concentración.

4. Aportes del café orgánico en la cosmética

La propiedad cosmética del café molido es conocida por muchos; tratamientos caseros que mejoran el estado de la piel. Generalmente lo aplicamos con suaves masajes para exfoliar, eliminando así impurezas. Nunca olvides que la piel es el órgano que más nos protege, por lo que necesita cuidados.

Entre esas impurezas que podría eliminar el café están: la acumulación de productos cosméticos llenos de químicos, el aire contaminado, etc. Las propiedades naturales y antioxidantes del café orgánico son muy bondadosas con la piel pero no debe usarse con frecuencia porque podría irritarla. ¡Todo a su medida!

¿Puedo encontrar café orgánico en cafeterías?

El café orgánico no es un alimento de lujo o de culto. Solo es el más ecológico y saludable. Su sabor y aroma va directamente relacionado a la marca que lo produce. Y sí, existen millones de cafeterías que lo ofrecen, lugares ideales para visitar con tus amigos. Espresso, cappuccino, con especias, etc. Seguro te sorprenderán todas sus presentaciones.

¿Cómo preparar café orgánico en casa?

Si sueles tomarlo por las mañanas, hay dos opciones súper rápidas que te permitirán prepararlo mientras terminas de arreglarte para ir a la universidad o al trabajo: usar una cafetera francesa o una cafetera de cápsulas. La primera te encantará si disfrutas el café negro, ya sea fuerte o ligero. Incluyendo, por supuesto, la posibilidad de agregar especias.

Por otra parte, el café orgánico en cápsulas es fantástico, ya que ofrece una variedad infinita de sabores, uno distinto cada día. Recuerda: ¡estas cápsulas de café orgánico son biodegradables! Y si aún no te animas, te contamos que las cafeteras de cápsulas son famosas por su autonomía al preparar café ristretto, espresso, cortado, latte, y muchos más.

© Amazonical. Todos los derechos reservados.