Avellana

Avellana

Este fruto seco del tipo nuez es muy popular en postres y helados, pero también tiene múltiples beneficios para nuestra salud.

Las avellanas además de ser un snack delicioso y muy saludable, sirven para purgar y facilitar la digestión. Conoce a continuación más facultades de este alimento.

Propiedades de la avellana

Las avellanas contienen proteínas y nutrientes que favorecen diferentes ámbitos de nuestra salud. Conoce aquí sus propiedades más importantes:

Contienen ácido oleico

Las avellanas contienen grasas monoinsaturadas conocidas como ácido oleico y grasas poliinsaturadas, que se conocen como ácido linoleico. Éstas también están presentes en otros alimentos como el aceite de oliva y ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Rico en vitamina E y antioxidantes

Las avellanas ofrecen una importante dosis de vitamina E para nuestro cuerpo. De hecho, una ración de 30 gramos de avellana dota a tu organismo del 67% de vitamina E que necesita al día.

Además, contiene elementos esenciales para prevenir el envejecimiento celular, como fitoesteroles y proantocianidinas que son fitonutrientes encargados de este propósito.

Fuente de minerales

Este fruto seco contiene muchos minerales importantes para una dieta equilibrada como lo son el calcio, fósforo, magnesio y manganeso que son ideales para el crecimiento y desarrollo muscular.

Propiedades vermífugas

Muchas personas no conocen las propiedades vermífugas de las avellanas que ayudan a eliminar los parásitos intestinales del organismo. Es por esta razón que el aceite de avellana se utiliza mucho para purgar a las personas.

Beneficios de la avellana

Si te preguntas para qué sirve la avellana, debes saber que este fruto seco es un snack saludable que aporta energía, previene enfermedades del corazón y favorece el crecimiento. Descubre más detalles sobre sus beneficios:

Favorece la salud del corazón

Las grasas monoinsaturadas de las avellanas favorecen el equilibrio en los niveles de colesterol en la sangre. Su concentración de proteínas, niveles bajos de sodio y aminoácidos como la arginina ayudan a mantener niveles estables de tensión arterial.

Asimismo, su concentración de vitamina E, antioxidantes y fitoesteroles ayuda a preservar la elasticidad y el buen estado de los vasos sanguíneos.

Ideal para el embarazo y lactancia

El contenido nutricional de las avellanas es ideal para aquellas mujeres embarazadas, ya que contienen ácido fólico, que favorece el buen desarrollo del sistema nervioso del feto.

Una dosis de 30 gramos de avellana aporta el 5% de la cantidad de ácido fólico recomendado al día durante el embarazo, por lo cual no se deben consumir las avellanas como un sustituto sino como complemento del ácido fólico.

Además, se recomienda el consumo de avellanas en período de lactancia y para la alimentación de los niños en etapas de crecimiento.

Previene enfermedades degenerativas

El contenido nutricional de las avellanas, especialmente el beta sitosterol, contiene propiedades anticancerígenas, protegiendo al organismo de cáncer de colon, próstata y mama. Además, su contenido de fibra y bajo en azúcar y carbohidratos, lo hace un alimento compatible con la dieta de personas diabéticas.

¿La avellana engorda?

La concentración de calorías en las avellanas es elevada, por lo cual es importante consumirlas con moderación. Además, recordemos que el 65% de su composición se trata de grasas que aunque sean de origen vegetal no se debería exceder la dosis diaria recomendada de 20 gramos al día si estás intentando perder peso.

¿Cuántas calorías tiene la avellana?

Normalmente se recomienda consumir pequeñas porciones de este fruto seco. Entre 15 y 20 avellanas al día como dosis máxima. Esto equivale a 20 gramos de avellana que contienen 130 calorías, al igual que muchas proteínas y grasas saludables.

Contraindicaciones de la avellana

Por más beneficiosas y deliciosas que sean las avellanas, su consumo en exceso también puede traer complicaciones en el organismo. Estas son las contraindicaciones más importantes de este fruto seco:

Dolor abdominal

Debes tener en cuenta que las avellanas contienen mucha fibra y si las consumes en exceso, esto puede fermentar el tracto del intestino. Además, si tu consumo de fibra no se corresponde con tu ingesta de agua diaria, esto puede derivar en dolores abdominales muy fuerte a causa de los gases.

Pueden desencadenar alergias

Las avellanas contienen un alérgeno conocido como “Cor a 1” que puede producir una reacción alérgica a través de una reactividad cruzada. De esta forma, si consumes avellanas y empiezas a notar comezón en la piel, estornudos, lagrimeo o cualquier otro síntoma desfavorable lo mejor es que suprimas el consumo de avellanas de tu dieta.

Además, normalmente las personas que son alérgicas a las avellanas también lo son al resto de los frutos secos, por lo que debes tener mucha precaución al consumirlos.

© Amazonical. Todos los derechos reservados.