Orejones (albaricoque seco)

Orejones (albaricoque seco)

Los orejones de albaricoque son un tentempié súper delicioso que nos permiten aprovechar los nutrientes y beneficios de esta fruta incluso en aquellos meses donde no podemos conseguirla en el mercado.

El albaricoque seco representa el complemento perfecto para la dieta equilibrada de los deportistas, porque está lleno de vitaminas y minerales, con un bajo contenido de azúcar.

Propiedades de los orejones

Los orejones de albaricoque están llenos de fibras, vitaminas y minerales. Esto los hace un snack saludable para cualquier momento del día. Conoce aquí más propiedades de este fruto:

Fuente de vitaminas

Debes saber que de todos los frutos secos, los orejones de albaricoque son los que contienen mayor cantidad de Vitamina A que contribuye a la salud de nuestra vista, evitando el desarrollo de cataratas.

Además, contienen vitamina E y pigmento que forma parte de los carotenoides provitamina A, al igual que vitamina B3 que participa en las diferentes fases del metabolismo.

Bajos en calorías

El albaricoque deshidratado es muy bajo en calorías; tendrías que comerte 5 para llegar a las calorías que posee una manzana. Esto junto a su concentración de fibra lo hace un snack delicioso y además libre de culpas para aquellos que quieran perder peso.

Propiedades antioxidantes

Este fruto seco concentra altos niveles de antioxidantes que previenen la aparición de enfermedades degenerativas como el cáncer. De este modo, ayudan también a retardar el envejecimiento celular.

Beneficios de los orejones

Los orejones de albaricoque son los aliados de aquellos que quieren mantener un peso saludable y quienes practican ejercicio constantemente. Además, previenen una gran cantidad de enfermedades virales y degenerativas.

Estimula el sistema inmunológico

Los albaricoques secos contienen más betacaroteno que lo que pueden aportar las zanahorias. Este componente estimula el sistema inmunológico y ayuda a eliminar los radicales libres del cuerpo.  De esta forma, es ideal para combatir toxinas generadas por infecciones como la gripe.

Ayuda a mantener una hemoglobina saludable

Los albaricoques secos contienen altos niveles de hierro que forman parte de los componentes esenciales de una hemoglobina sana. Asimismo, el hecho de contener este mineral combate y previene enfermedades como la anemia.

Protege tus huesos y piel

Debes saber que una pequeña porción de albaricoque seco concentra buenos niveles de calcio, ideal para proteger tus huesos de enfermedades como la osteoporosis. Además, tu piel también se verá beneficiada por este fruto seco debido a su alto contenido de vitamina C, que favorece la elasticidad de la piel.

¿Cómo deshidratar albaricoque?

Los albaricoques secos son muy fáciles de hacer. Los puedes elaborar desde tu propia casa utilizando un horno. Tan solo debes seguir estos pasos:

1. Selecciona albaricoques maduros: si la fruta está poco madura, puede volverse ácida una vez deshidratada. Lávalos bien con agua potable para que suelten toda la suciedad.

2. Corta el albaricoque por la mitad y retira el hueso de su interior.

3. Presiona el centro del albaricoque para voltearlo de manera que la pulpa mire hacia arriba. Ésta es la posición en la que deben ser deshidratados los albaricoques.

4. Forra una bandeja para hornear con papel pergamino vegetal. También puedes utilizar una rejilla para que los albaricoques se sequen más rápido, pero debes colocar una bandeja por debajo que atrape el líquido derramado.

5. Asegúrate de que cada mitad esté separada de la otra para evitar que se peguen entre sí.

6. Precalienta el horno en la temperatura más baja, unos 90°C aproximadamente.

7. Inserta la bandeja en el horno o la rejilla y espera unas 10-12 horas hasta que sequen por completo. Debes voltearlos cuando transcurran 5-6 horas. Sabrás que están listos cuando estén suaves al tacto y curtidos.

8. Una vez terminado el proceso, deja enfriar los albaricoques y consérvalos en un envase de vidrio bien cerrado, en un lugar fresco y con poca luz.

© Amazonical. Todos los derechos reservados.