Café verde: ¿es la variedad más saludable?

Café verde

En esta ocasión hablaremos un poco sobre esta bebida natural que generalmente se relaciona a la pérdida de peso, pero, ¿es eso lo único que nos ofrece el café verde? Queremos contarte todo sobre esta variedad de café. Iniciemos por lo esencial: ¿qué es el café verde y de dónde proviene?

El café verde es la forma cruda del cerezo de café, la fruta que da el cafeto. Básicamente se obtiene de granos que no han pasado por un proceso de tueste, por lo que su color no será marrón al prepararlo en infusiones. Tampoco tendrá aromas tan marcados como los que ofrecen los granos tostados de las variedades arábica y robusta.

Y sí, sabemos que muchas dudas podrían surgir sobre este poco conocido café: ¿cuál es su apariencia, sabor y aroma? La primera reacción, antes de probarlo, es relacionarlo al sabor del té verde y a la textura del té matcha, pero te sorprenderá saber que está muy lejos de eso. ¡Descubre esta curiosa variedad de café!

El sabor y el aroma del café verde

Hemos llegado a un punto clave: ¿a qué sabe el café verde? ¿su aroma es distinto a ese café tostado que tomamos tradicionalmente? Pues, para alivio de algunos o para desilusión de otros, el café verde no tiene ese aroma que solo brinda el tostado.

Sobre su sabor, es muy pero muy suave, lejos de cierta comparación al amargo del té verde. De hecho, el café verde resulta perfecto si necesitas esa dosis de energía que ofrece el café tostado, pero con un sabor sutil. La realidad es que no sabe a café tostado ni tiene ese aroma.

Ahora, esas características no lo alejan del beneficio terapéutico que es sostener una taza tibia en tus manos, sobre todo al comienzo de los días fríos. Y si aún no te convence esa idea de consumir un café “que no sabe a café”, más adelante descubrirás otra forma de tomarlo para aprovechar cada beneficio.

Los beneficios del café verde

Son muchos los beneficios del café, desde aportarnos energía hasta ser una rica fuente de nutrientes; todo esto cuando no se toma en exceso. Ahora, el café verde ofrece algo muy particular: poca cafeína y ácido clorogénico. ¡Revisémoslo a detalle!

Menos cafeína y más energía

La mayoría de nosotros toma café tostado por la energía que nos aporta. La maravilla del café verde está en que ofrece esa misma cantidad de energía pero con una dosis menor de cafeína. Esto es genial para quienes desean reducir el consumo de la misma.

Entonces, tomar café verde en la mañana te preparará para todas tus tareas diarias donde necesitas movimiento y concentración. Y, ¿por qué no decirlo? También es súper práctico: si lo llevas en un vaso mientras corres a tomar el autobús, su derrame se notará menos en la ropa.

El famoso ácido clorogénico

Cuando los granos del cafeto son tostados, pierden un compuesto químico: el ácido clorogénico. ¿Y para qué sirve este? Pues, si sufres de hipertensión podría ayudarte a controlarla, algo que no pasa con el consumo excesivo de café tostado.

Según los expertos, el café verde es “posiblemente seguro”. Pero no nos asustemos, ya que ese “posiblemente” es aplicable a cualquier variedad de café. Lo que sucede es que, en el caso del café verde, algunas personas suelen abusar del mismo por la intención de bajar de peso muy rápido, dejando a un lado la buena alimentación y el ejercicio físico.

Presión arterial alta

Seremos más específicos sobre los beneficios del café verde con respecto a la hipertensión, ya que es una de las dudas frecuentes. El consumo de café tostado no es recomendable para personas que sufran de presión arterial alta, pero si eres un amante del café podrías consumir pequeñas dosis del mismo, acompañándolo con leche o algún sustituto vegetal.

Entonces, ¿cuál es el rol de café verde sobre este punto? Si padeces esta patología específica donde debes reducir o eliminar el consumo de café, el verde puede servir durante ese proceso. En el caso de la hipertensión, te contamos que una taza al día de café verde podría disminuir la presión arterial en adultos jóvenes.

Pérdida de peso

Este beneficio es el más popular y es que, desde hace algunos años, los influencers han convertido en tendencia al café verde por relacionarlo a la pérdida de peso. Ahora, es muy importante informarnos sobre los alimentos que consumimos ante de dejarnos llevar por testimonios publicados en redes sociales.

Por supuesto que sabemos lo mucho que te preocupa tu cuerpo, mantenerlo sano. Así que es normal el hecho de asociar lo verde a lo positivo. Y en general, así es; pero en justas medidas. El café verde sí funciona para quemar grasa, así como otras bebidas naturales.

¿Cómo funciona esto? El café verde podría absorber la glucosa, así que con su consumo prolongado (léase prolongado y no en exceso) observarás la pérdida de peso poco a poco. Todo depende, por supuesto, del estilo de vida que llevas o que deseas llevar.

Un desintoxicante natural

Todo los relacionado a ‘detox’ es generoso con nuestro sistema inmunológico. Así estarás ayudando a ciertos órganos, como los riñones y el hígado, para eliminar impurezas. Entonces, ¡bienvenido café verde por su poder desintoxicante!

Cuando ayudas a la desintoxicación del organismo podrás ver resultados increíbles. El café verde también es popular cuando hablamos sobre la salud del cabello, ya que lo mantendrá fuerte, luchando así contra la alopecia o pérdida del cabello.

¿Cómo preparar café verde?

La forma de preparar el café verde no es muy distinta a la que conocemos para preparar el café tostado. Sin embargo, tiene sus pequeñas diferencias que debes saber antes de adquirir un paquete. ¿Molido o en grano? Pues lo recomendable es que sea molido, ya que su grano es muy duro.

Tampoco es que debes descartar por completo el café verde en grano, además que es súper interesante conocerlo, sentir su textura. Eso sí, un molinillo manual no será suficiente para esa molienda ideal. En tal caso, alguno eléctrico o hasta un pequeño procesador de alimentos podría ayudarte.

Ambos, en grano y molido, pueden ser preparados como infusión. La forma más tradicional: agregarlo a una olla con agua al punto de hervor, dejándolo reposar por cinco minutos. Sin embargo, en esas mañanas donde tenemos poco tiempo, te recomendamos usar una prensa o cafetera francesa.

Añade otros sabores a tu café verde

El café es una de esas bebidas que da para mucho a nivel sensorial. Su aroma y sabor pueden resultar exquisitos para el alma y el paladar. Con el café verde pasa algo muy particular y es que, a diferencia de otras variedades, tiene un sabor tenue y una fragancia muy sutil. Ese punto, si acostumbras tomar café negro, podría desanimarte un poco.

¡Pero todo tiene solución! Así como has experimentado agregando especias (cardamomo, canela, clavos de olor, cúrcuma, o cualquiera que se te ocurra) al café tostado, puedes hacerlo con el café verde. Imagina entonces el aroma con un toque de jengibre, flores comestibles o cáscara de alguna fruta cítrica. ¿Otra cara, no?

Ahora, si lo que te preocupa es cómo agregar dulzor a tu café verde, te dejaremos algunas opciones:

  • Primero que todo: leche de almendras, de soja, de avellanas, de coco.
  • Segundo: miel orgánica, miel de agave, miel de maple, pasta de dátiles, papelón y otros.

Recuerda que por nada del mundo deberías usar azúcar refinada.

El café verde no es milagroso

Para muchos, el café verde solo es apreciado por su propiedad adelgazante, creyéndose que milagrosamente eliminará todo la grasa. Pero, estamos seguros de que luego de leer este artículo ese gran mito quedará atrás para ti. ¡Es hora de probar sabores nuevos!

El café verde es maravilloso cuando se incluye en una dieta balanceada, en un estilo de vida armonioso y lleno de ejercicio físico. Sabemos que ese es tu objetivo, en lo que estás trabajando, y nos alegra brindarte toda esta información. ¡Ahora sí, a disfrutar de esta variedad de café!

© Amazonical. Todos los derechos reservados.