Frutas y verduras deshidratadas: propiedades y beneficios

Frutas y verduras deshidratadas

Las frutas y verduras deshidratadas han formado parte de nuestra dieta desde hace mucho tiempo. Incluso desde la antigüedad se deshidrataban estos alimentos para conservarlos y disfrutarlos en cualquier época del año. Sin embargo, nunca habían tenido tanta repercusión como ahora.

Lo mejor de las frutas y verduras en su forma deshidratada es que no solo conservan sus propiedades y nutrientes sino que en muchos casos los potencian.

Las frutas y verduras contienen un 70-90% de agua y se deshidratan a través del calor. El aire caliente extrae toda el agua y las frutas y verduras reducen su tamaño, pero concentran su sabor, nutrientes y fibra.

En este artículo conocerás un poco más sobre los beneficios y las propiedades que las frutas y verduras deshidratadas conllevan para nuestra salud.

Propiedades de las frutas y verduras deshidratadas

Las frutas y verduras en su forma deshidratada mantienen sus propiedades naturales y en algunos casos potencian su valor nutricional, calorías y contenido de fibra. Conoce cuáles son las propiedades más importantes para tu salud:

Propiedades energéticas

Las frutas y verduras deshidratadas incrementan su concentración de calorías. Es por ello que representan una fuente de energía natural para iniciar tus actividades al máximo. De hecho, muchos deportistas y personas que practican ejercicio de forma regular incorporan este alimento en sus dietas para obtener la energía necesaria en sus entrenamientos.

Fuente de fibra

Debes saber que las frutas y verduras secas poseen una mayor concentración de fibra dietética. Es por esta razón que muchas son utilizadas como snack saludables debido a la sensación de llenura que aportan, siendo ideales en muchos casos para favorecer el tránsito intestinal y regular la ansiedad entre comidas.

Fuente de minerales

Dependiendo del tipo de fruta o verdura deshidratada, puedes encontrar mayor concentración de ciertos minerales. Sin embargo, lo cierto es que este tipo de alimentos en todas sus variantes es una fuente importante de vitaminas, especialmente de calcio y magnesio, siendo en general muy beneficiosos para cuidar las articulaciones y huesos.

Beneficios de las frutas y verduras deshidratadas

Las frutas y verduras deshidratadas incluyen muchos beneficios y ventajas que puedes aprovechar a partir de su consumo. Entre los más importantes podemos destacar:

Snack saludable

Las frutas y verduras desecadas son excelentes para picar cuando estamos fuera de casa y necesitamos dotarnos de vitaminas y minerales. Cuando estamos fuera de casa y no tenemos espacio para llevar fruta fresca, se hace mucho más práctico llevarlas contigo en forma deshidratada.

Representan un complemento ideal entre comidas que te aportará la energía y los nutrientes vitales. Además, son snacks aptos para las personas diabéticas, ya que su concentración de antioxidantes polifenoles y fibra hace que posean un índice glucémico entre medio y bajo.

Previenen enfermedades degenerativas

Las frutas y verduras deshidratadas contienen altos niveles de fitoquímicos antioxidantes, que son ideales para promover la renovación celular. Además, eliminan del organismo los radicales libres y las toxinas, previniendo enfermedades degenerativas como el cáncer.

Ideales para deportistas

El aporte calórico de las frutas y verduras deshidratadas lo hace un alimento ideal para todo aquél que practique un deporte o realice ejercicio físico constantemente. Antes de cada entrenamiento, consumirlas te permitirá tener una reserva de energía y nutrientes que aprovecharás con los ejercicios.

Infunden el hábito de comer frutas y verduras en los niños

Muchas veces es difícil hacer que los niños consuman frutas y verduras frescas, por lo que su forma deshidratada es una idea práctica para que disfruten de sus vitaminas y minerales. Además, teniendo tan bajo nivel de azúcar es un complemento saludable para endulzar sus comidas y llevar al colegio.

¿Las frutas deshidratadas engordan?

Aunque las frutas deshidratadas son deliciosas y nos sacan de apuros más de una vez en momentos de ansiedad, es necesario medir las dosis que consumimos de estos alimentos. No porque sean saludables y contengan muchos nutrientes quiere decir que debemos comerlos en exceso o sustituir con ellos alguna de nuestras comidas.

Las frutas deshidratadas engordan en las siguientes circunstancias:

  • No practicas deporte ni realizas ejercicio.
  • Excedes el número de porciones recomendadas.
  • Sustituyes el consumo de fruta fresca por fruta deshidratada.
  • Sufres de diabetes o resistencia a la insulina.
  • Consumes carbohidratos refinados y cereales en exceso.

De este modo, para evitar que el consumo de frutas deshidratadas incremente tu peso, lo mejor es seguir estos hábitos:

  • Llevar una alimentación balanceada que contenga vegetales, proteínas y grasas de origen vegetal.
  • Practicar alguna actividad que te ayude a mejorar tu rendimiento cardiovascular al menos 5 veces a la semana, incluyendo una rutina de levantamiento de pesas.
  • Consume la fruta seca con moderación, y como un complemento entre comidas.

¿Cuántas calorías tienen las frutas deshidratadas?

A pesar de que la fruta disecada sea de menor tamaño, debes saber que su nivel calórico se multiplica. De hecho, media taza de frutas desecadas equivale en kilocalorías a una taza de las mismas frutas en su versión natural. Por esta razón, no debes exceder su consumo si estás en una dieta de control de peso.

Por ejemplo, las frutas deshidratadas más comunes contienen el siguiente nivel calórico:

  • Manzanas: es una de las frutas deshidratadas que menor cantidad de calorías ofrece. Una taza puede llegar a contener 200 calorías.
  • Melocotones: una taza de melocotones secos puede contener casi 300 calorías.
  • Ciruelas: se recomienda comerlas por las mañanas porque una taza de este fruto deshidratado contiene hasta 400 calorías.

¿Cómo consumir las frutas y verduras deshidratadas?

Incluir las frutas y verduras deshidratadas en tu dieta es muy fácil, aquí te presentamos algunas ideas prácticas:

  • Como aportan mucho sabor en todas sus preparaciones, puedes utilizar las frutas deshidratadas para endulzar postres o yogures e incluso para preparar salsas especiales.
  • Las verduras deshidratadas son ideales para incluir en guisos, carnes, sopas, pastas, purés y otras preparaciones calientes, ya que añaden un toque especial e intensifican su sabor.
  • Son excelentes para preparar meriendas saludables. Se trata de una opción mucho más saludable que cualquier golosina o snack de patatas fritas, que son aperitivos muy procesados y dañinos para nuestra salud.
  • Para los niños, puedes mezclar un puñado de frutas deshidratadas con porciones de frutas frescas.
© Amazonical. Todos los derechos reservados.